A sólo dos días de juramentada una nueva administración, las redes sociales vuelven a ser testigo de las opiniones inéditas de políticos clave en la gesta de gobierno. Esta vez el desliz fue del designado presidente del Senado, Eduardo Bhatia.  En un aireado mensaje que se originó como un texto, tildó al Presidente de la Conferencia Legislativa, al gobernador Alejandro García Padilla de “andar irracional.”

Tweets de Bhatia

Via Twitter

 

Los hechos posteriores a la emisión del referido tuit, son para analizar en detalle.  El Senador Eduardo Bhatia, negó que fuera el mismo quien lo había enviado, muy a pesar de que en la biografía de su perfil en Twitter declara “I write my own tweets.” En su explicación señaló, que ese texto no lo había escrito él . Horas más tarde,  el Senador Bhatia continúo explicándose y dijo que había sido un estudiante adscrito a su oficina y que éste no sería sancionado de forma alguna.  Lo que el Senador Bhatia no explicó es que para que Twitter publique un tuit que proviene de un mensaje de texto, requiere que la cuenta este asociada a un número de celular y sólo a un, número de celular. Sólo así se difunde a través del perfil correcto. A buen entendedor, pocas palabras le bastan.

Los usuarios en las redes sociales, en su mayoría, no le creyeron sus explicaciones al Senador Bhatia.  Nadie mejor que un usuario de Twitter para saber como ópera la plataforma, pues prácticamente todo el mundo ha pasado por un experiencia similar.   El creador de #HablaPuebloHabla hoy fue objeto de burlas en las redes sociales y hasta un estribillo le han acuñado de #CallaPuebloCalla, cuando dijo que para él, ya no había nada más que decir del tema.  No necesitó de sus adversarios políticos para minar su credibilidad. De eso, se encargó el mismo.

En fechas recientes, el gobernador Alejandro García Padilla, nombró como su asesor en asuntos laborales, al Lcdo. Arturo Ríos Escribano. El recién nombrado Lcdo. Ríos Escribano, se destacó como líder estudiantil durante la huelga en la UPI, el pasado cuatrienio.  Este, al igual que varios nuevos funcionarios del gabinete del Gobernador, tenía una cuenta de Twitter.  Si, lo dije bien, tenía.

Cuando los usuarios comenzaron a emplazarlo, publicando sus tuits donde se refería al pasado gobernador Luis Fortuño como un cabro grande,  como dicen en mi pueblo, la cuenta fue eliminada. Un par de días antes de su nombramiento, envió este tuit sobre el designado Secretario de Justicia y ahora su colaborador en la rama ejecutiva:  “Sánchez Betances se llama liberal de izquierda pero en caso Paseo Caribe sirvió a causa derechista reaccionaria de capitalismo salvaje.” 

Tweets ARE

© Monitor SN – 2013

La pretensión no puede ser que aquellos que se ponen al servicio del pueblo, no tengan pasado ni mucho menos opiniones.  No obstante, los funcionarios a los cuales se les ha delegado un poder de representación, tienen que entender que sí aceptaron la encomienda, hay que rendir cuentas y dar explicaciones.  Los políticos y funcionarios públicos tienen que atemperarse a las expectativas de estos tiempos.  Nadie pretende que sean infalibles.  Lo que sí se espera de ellos, es que sean honestos. La falta de transparencia en el manejo de circunstancias como las que hemos reseñado, siembra dudas y hace mandatorio el cuestionarse lo que pueda esperarse de ellos, en circunstancias aún más complejas.

Pongamos esto en perspectiva. Tan pronto nombran a alguien, lo primero que hacen los usuarios en las redes sociales, es querer conocer al designado por las cosas que ha publicado en sus perfiles.  Los usuarios en las redes sociales a los que tanto se les cortejó durante esta campaña política, están siempre pendientes y fiscalizarán sin miramientos, las actuaciones de este gobierno. Las redes sociales son en estos tiempos, el verdadero cuarto poder.  Todo gobierno en esta era digital, debe estar preparado para lidiar con esta realidad.

Este artículo es fruto de la colaboración entre Julizzette Colón-Bilbraut y El Nuevo Día.  Fue originalmente publicado en la edición digital de El Nuevo Día el 5 de enero de 2013 en el blog En Tiempo Real.