El Pueblo habló y como ha dicho el gobernador electo Alejandro García Padilla, amanece un nuevo gobierno que promete poner “primero la gente”. El Partido Popular Democrático “with a little help from our friends“, de diversas ideologías, ha resultado favorecido con la mayoría legislativa en ambos cuerpos, recuperando la gran mayoría de las alcaldías del País. Aunque no sorprende a muchos que los partidos minoritarios se vaciaran en favor de AGP y del Partido Popular Democrático, este hecho ha ocasionado que se menosprecie la importancia del rol de las redes sociales en esta aguerrida contienda electoral. Por el hecho de que los cuatro partidos minoritarios y emergentes dependieron grandemente de las redes sociales para llevar su mensaje al grupo demográfico meta y que finalmente no rindieron los frutos deseados, la influencia de las redes sociales en los resultados de las elecciones no ha sido ni adjudicada, ni puesta en justa perspectiva. A continuación, reseño diez candidaturas que fueron impactadas por las opiniones en las redes sociales.

1) Liza Fernández – Fernández, una cara conocida en el PNP y que había resultado favorecida ya en dos cuatrienios anteriores, no pudo superar la crisis de imagen que le crearan las redes sociales por su benevolente condonación de las actuaciones del ex representante Rivera Guerra, cuando se le acusó del hurto de agua y luz en su residencia. Fue tal la indignación del pueblo que palpamos por conducto de las redes sociales que es de allí de donde sale la iniciativa de dejarle toallas frente a su oficina, suceso que toda la prensa del País cubrió. La aún representante Liza Fernández perdió su elección como senadora por el distrito de San Juan.

2) Evelyn Vázquez – la bronca entre Jay Fonseca y la aún senadora Evelyn Vázquez, fue motivo de conversación por días en las redes sociales. A pesar de que a nivel de medios tradicionales la percepción que se recogió del Pueblo era que a Fonseca se le había pasado la mano, los usuarios en las redes sociales mayoritariamente apoyaron a Fonseca y acribillaron a Vázquez. Si bien es cierto que las mismas actuaciones de la Senadora la ponían en el ojo del huracán constantemente, las opiniones que en su momento generara en las redes sociales presagiaban su final. El desenlace ya lo conocemos. La Senadora perdió la reelección por el distrito senatorial de Mayagüez.

3) Roger Iglesias – el aún senador Roger Iglesias abandonará la Legislatura de la misma forma accidentada en que llegó a ella. A pesar del estigma que traía consigo el puesto, por la forma en que tuvo que prematuramente abandonarle su predecesor Héctor Martínez, Roger Iglesias dio de qué hablar casi de inmediato. Tan pronto salió a la luz pública sus jugosos contratos de ingeniería sin en realidad ser ingeniero licenciado, las redes sociales se desbordaron en críticas que fueron aglutinándose con el hashtag #casicasiingeniero. Lo demás es historia.

4) Dr. Enrique Vázquez Quintana – la responsabilidad de estar al frente de un movimiento emergente no es nada fácil. A pesar de que el doctor Vázquez Quintana goza de una excelente reputación como profesional, sus intervenciones públicas como candidato a la gobernación por el Movimiento Unión Soberanista fueron sumamente criticadas porque no tenía la soltura que poseían los demás candidatos. La hecatombe se precipitó con su participación en el #JunteConstitucional que transmitiera Univisión, donde tanto él como la conducción del debate entre estos candidatos, resultaron ser los grandes perdedores. Al poco tiempo, Vázquez Quintana retiró su candidatura a la gobernación y fue sustituido por el licenciado Arturo Hernández. La percepción creada en las redes hacia el Doctor ha sido tan fuerte que su endoso a AGP días antes de la elección, le resultó mas contraproducente a él, que de beneficio al Gobernador Electo.

5) Rogelio Figueroa – si fuera a catalogar esta candidatura utilizando el título de una película, definitivamente sería: “Lo que el viento se llevó”. El moméntum que generó Rogelio Figueroa hace cuatro años para unas nuevas visiones y estilos en la política no llegaron a este cuatrienio. Teniendo en cuenta que fueron ciertos issues fiscales y de endosos los que pusieron en tela de juicio las intenciones de Rogelio Figueroa y del Partido Puertorriqueños por Puerto Rico, las redes sociales le dieron el beso de la muerte a esta candidatura tan pronto éste instó a los jóvenes a reproducirse ante el descenso en la población de Puerto Rico, según cifras oficiales del Censo Federal. Sus actuaciones en defensa de Ceiba y sus antics en tarima el día de #ElGranDebate2012, le restaron seriedad a su aspiración política. La ínfima cantidad de votos que acumuló en esta elección es prueba inequívoca de ello.

6) Juan Dalmau – No todas la candidaturas se vieron impactadas negativamente por las redes sociales. La de Juan Dalmau a la Gobernación por el PIP, recibió un boost cuando decidió tomar las riendas de su cuenta en Twitter. Sus conversaciones genuinas con los usuarios y hasta pícaras con su gran cantidad de seguidoras femeninas, le dieron una dimensión más humana a un candidato de gran profundidad intelectual. Su candidez al confesar que tenía un tatuaje, dato que había revelado quizás sin pensarlo, lo hizo tema de conversación mainstream. No queda duda que es atribuible a la figura de Juan Dalmau, el crecimiento del independentismo en esta elección, no porque obtuvo 3 mil votos más su candidatura a la gobernación que la del 2008, sino por los 72 mil votos a favor del independentismo en la controvertible consulta plebiscitaria.

7) Rafael Cox Alomar – Al igual que Carmen Yulín Cruz, su candidatura tuvo un comienzo accidentado. A pesar de que sus esfuerzos fueron titánicos, no logró calar en la psiquis de la gente que él era “el candidato de la gente”. A pesar de que recibió masivo apoyo por los tweets y comentarios racistas en contra de su persona, nunca pudo articular en las redes una conexión con los usuarios. Lo interesante del caso es que los mismos usuarios en las redes le dejaron saber innumerables veces lo que hubiesen deseado de sus interacciones, sin que esto tuviera efecto alguno. Las redes sociales fueron para Cox Alomar una oportunidad desaprovechada de compensar evidentes limitaciones del alcance de su campaña.

8) Luis Fortuño– los electores rindieron su veredicto. Rey puesto, rey depuesto. No hay duda de que el voto fue de castigo para el Gobernador saliente y su administración. Así las cosas, las redes sociales llevan tiempo impartiéndole castigo a Luis Fortuño por todo, desde el precio de la luz, la huelga de la UPR, el despido de empleados hasta los exorbitantes contratos a “sus amigos”. Si algo ejemplifica lo anterior, fue la utilización que los usuarios le dieron al hashtag #tusvalorescuentan. Esta frase era central en un programa de valores del Gobierno con el fin de paliar la violencia en el País. El efecto ciertamente no fue previsible para quien ideó la campaña original. Echando mano de nuestro sarcasmo natural, se pasaba juicio sobre el asunto del momento, como la contratación millonaria de Félix Plaud con el hashtag #tusvalorescuentan.

Añadiéndole injuria a la miseria, se utilizó la frase producto de la anécdota que relatara el Gobernador en uno de sus mensajes de estado, cuando dijo que le susurró al oído a un soldado herido en combate: “no te rindas”. Talk about social media going wrong! #Noterindas se convirtió en un mantra para el cinismo pues si estabas pasando por alguna penuria producto de la gestión del Gobierno, no debías claudicar, simplemente #noterindas. Incuestionablemente las redes magnificaron el descontento con su gestión.

9) Alejandro García Padilla– el nuevo Gobernador Electo de Puerto Rico fue azotado por las opiniones en las redes sociales al punto de que se puso en duda que pudiera resultar favorecido. Su estrecho margen de ventaja (12,818 mil votos) sobre Luis Fortuño, validan esa creencia de entonces. Un candidato que llegó a tener más de 9 puntos de ventaja un año antes de la elección, comenzó a perder terreno especialmente por issues que plagaron sus posibilidades de triunfo. Para AGP, la carrera fue una de evitar la erosión total de sus posibilidades las cuales fueron socavadas por una mezcla de sus propias actuaciones y la de su mayor opositor. Su cambio de postura con relación al referéndum de la fianza fue un suceso del cual nunca recuperó terreno. Un ligero “fuetazo” entre su compromiso con la comunidad LGBTT y Ricky Martin (todo por un tweet), fue otro issue que lo alienó temporalmente de aquellos que, a la cansada, le dieron su voto.

Su oposición política tampoco le dio tregua. Hay que reconocer que la campaña del #teletonter y #demasiadoriesgo crearon la percepción de que no estaba capacitado para gobernar y liderar con los complejos problemas del País. El hecho de que Luis Fortuño recuperara tanto terreno perdido y se quedara a pocos votos de distancia para revalidar como gobernador, cuentan la historia. No obstante, en la recta final, un cambio en el mensaje y en el enfoque de la campaña que se logró articular mediante #RescatemosaPR, ya sabemos que surtió su efecto.

10) Eduardo Bhatia – el gran ganador de tanto la contienda eleccionaria como la digital es, sin lugar a dudas, el senador Eduardo Bhatia. Su dominio de Twitter y la valentía de expresar sus convicciones sin temor a equivocarse, rindieron frutos. Con su campaña de #hablapueblohabla que proliferó en redes y que llevó a toda la Isla como un grito de guerra para que retomáramos las trincheras de la democracia, Eduardo Bhatia creó la infraestructura en la que hoy se posa un nuevo Senado Popular. Las redes sociales introdujeron al Senador a una nueva generación de electores. Bhatia va en camino, como una buena canción de rock, a ser apreciado por generaciones, un tweet a la vez.

Las redes sociales no están por encima de la gente que las pone en función. Son solamente una manifestación más de los seres humanos que las pueblan. Ni los hashtags, ni los likes, comments o shares pudieron con “la costumbre de votar por costumbre”. Tampoco lograron despertar el arrojo necesario para “pararles el caballito”. El esfuerzo por “abrir paso” sin duda fue titánico. Sin embargo, no fue suficiente para romper “el cerco electoral”; y eso, nada tiene que ver con las redes sociales.

Sus opiniones y comentarios son bienvenidos.